Ponte Pietra

Partimos de Ponte Pietra, el «Pons Lapideus», uno de los primeros testimonios de la presencia romana en Verona. Desde aquí admiramos el Monte Gallo o Colina de San Pietro, habitada desde la prehistoria y enteramente destinado a zona teatral por los romanos en época augusta. Las ruinas del suntuoso teatro se utilizan hoy para espectáculos. Subiendo el «Scalone» de San Pietro, vemos cómo se delinea el perfil de la ciudad; rodeada por el abrazo sinuoso del Adige, por verdes colinas, vestida de rojo, rosa, ocre y verde. Al final de la escalinata, desde la plazoleta que hay delante del cuartel austriaco del s.XVII, denominada «Castillo del Rey Teodorico», vemos, con un solo golpe de vista, el bimilenario ajedrez: el Teatro es el rey, l’Arena es la reina, alfiles los campanarios de las iglesias, caballos los puentes y peones las casas antiguas.

También podría interesarte

Inscríbete a la newsletter

Privacy - Una vez examinada la información, y en el sentido del Decreto Legislativo del 30 de junio de 2003, nº 196, doy mi consentimiento al tratamiento de mis datos personales para acceder a los servicios Web y a los servicios de mailing reservados a los usuarios online de la Oficina de Turismo de Verona.

Archivio newsletter