Museo de los frescos ‘G.B. Cavalcaselle’ en la tumba de Julieta

El Museo de los frescos ‘Giovanni Battista Cavalcaselle’ surge en el ámbito de un complejo conventual cuyos orígenes se remontan al s. XIII. La antigua iglesia de San Francisco al Corso fue construida en 1230, y junto al convento anexo albergaba una comunidad de franciscanos. Cuando los frailes se trasladaron a la más prestigiosa sede de San Fermo Mayor, en 1257, les sustituyeron las religiosas del monasterio de Santa María di Zevio. En 1366 los pocos monjes que quedaban se acogieron a la regla benedictina, pero en 1447, el convento, entonces abandonado, fue suprimido y unido al de Santo Spirito.
Hubo que esperar un siglo antes de que refloreciera tras sus muros la vida comunitaria. En 1548 el complejo fue destinado a albergar a los conversos y a las mujeres que el cercano monasterio de la Santísima Trinidad no era capaz de acoger. Estas mujeres (ex prostitutas, maltratadas, abandonadas, niñas sin dote) fueron por ello llamadas Franceschine. En 1624 un rayo cayó sobre el polvorín de la cercana Torre de la Paja, junto a la antigua muralla. La terrible explosión destruyó o dañó gravemente muchos edificios circundantes; la iglesia y una parte del convento de San Francisco fueron reconstruidos desde los cimientos según las trazas que aún hoy se conservan.
Esta historia secular se interrumpe al inicio del s.XIX, cuando, después de los decretos napoleónicos del Reino de Italia, muchos monasterios fueron suprimidos y expropiados por la administración. También el complejo de las Franceschine sufrió esta suerte y fue destinado en parte a usos militares, en parte a acoger instituciones asistenciales. El sucesivo abandono y los daños causados por los bombardeos de la II Guerra Mundial pusieron en peligro su supervivencia. Afortunadamente en los años sesenta una mayor conciencia sobre la tutela del patrimonio cultural llevó a la restauración de la iglesia y del convento y a la decisión de destinarlos a museo. En 1973 fue inaugurado un museo dedicado a Giovanni Battista Cavalcaselle.
Giovanni Battista Cavalcaselle (Legnago, Verona, 1819 – Roma 1897) puede ser considerado el fundador de la historia del arte moderno en Italia. Sus estudios sobre la pintura antigua italiana y flamenca, escritos en colaboración con el inglés Joseph Archer Crowe, son aún hoy fundamentales. Además se ocupó activamente, avanzando propuestas de una ejemplar concreción, de problemas como la conservación y la restauración, equipamiento de museos, la catalogación de las obras de arte y la reforma de la enseñanza académica.

Información

abierto el lunes de 13:30 a 19:30
de martes a domingo de 8:30 a 19:30
(última entrada a las 18:30)

Entradas

  • precio completo: 4,50 €
  • precio reducido para grupos, mayores de 60 años y estudiantes: 3,00 €
  • precio reducido para colegios/niños de 8 a 14 años (acompañados): 1,00 €
  • precio acumulado Tumba de Julieta/Casa de Julieta completo: 7,00 € – precio reducido: 5,00 €
  • entrada gratuita: mayores de 65años, residentes en el Municipio de Verona – discapacitados y su acompañante – niños hasta 7 años – con VeronaCard

También podría interesarte

Inscríbete a la newsletter

Privacy - Una vez examinada la información, y en el sentido del Decreto Legislativo del 30 de junio de 2003, nº 196, doy mi consentimiento al tratamiento de mis datos personales para acceder a los servicios Web y a los servicios de mailing reservados a los usuarios online de la Oficina de Turismo de Verona.

Archivio newsletter