El Volto Barbaro

¿Una inocente vanidad? ¿Un femenino deseo de nuevos vestidos para estar más bella a los ojos de su enamorado? Nos gusta imaginar a Julieta, joven adolescente – tenía 14 años – en una escena doméstica, aún ignorante de su trágico destino.
Nuestro sueño nos lleva a otro lugar. La tragedia llega. Nos colocamos allí cerca, junto al Volto Barbaro, detrás de las casas Mazzanti, en el lugar ya manchado por la sangre scaligera de Mastino I que, en 1277 fue apuñalado de muerte por conspiradores aparentemente pertenecientes a la familia rival. La historia recuerda que su hermano Alberto reservó a los que encargaron el asesinato una pena ejemplar: después de haberles matado, demolió sus casas e hizo construir con el polvo de sus ladrillos el nuevo pavimento que de Piazza Erbe llevaba a Ponte Navi.
En este siniestro sitio nos gusta ambientar la violentísima pelea que tuvo lugar entre los jóvenes pertenecientes a los dos bandos rivales. El intercambio de insultos lleva a Tebaldo, primo muy querido de Julieta, a matar a Mercuzio, amigo de Romeo.
Romeo, muy alterado, sige a Tebaldo por las calles de la ciudad y lo alcanza para golpearle a muerte cerca de la Porta dei Borsari, como nos cuenta Bandello. En el lugar hoy hay colocada una lápida en recuerdo de este hecho de sangre.

También podría interesarte

Inscríbete a la newsletter

Privacy - Una vez examinada la información, y en el sentido del Decreto Legislativo del 30 de junio de 2003, nº 196, doy mi consentimiento al tratamiento de mis datos personales para acceder a los servicios Web y a los servicios de mailing reservados a los usuarios online de la Oficina de Turismo de Verona.

Archivio newsletter